Suspension de actividdades programadas

FUENTE DE LOS POTROS – CASCADAS DE PRADO NEGRO – ACEQUIA DEL FARDES (PN SIERRA DE HUETOR GRANADA)

Cargando Actividades

« Todas las Actividades

  • Este evento ha pasado.

FUENTE DE LOS POTROS – CASCADAS DE PRADO NEGRO – ACEQUIA DEL FARDES (PN SIERRA DE HUETOR GRANADA)

28 marzo

Cartel Acequia Fardes

FUENTE DE LOS POTROS – CASCADAS DE PRADO NEGRO – ACEQUIA DEL FARDES (PN SIERRA DE HUETOR GRANADA)

Recorrido: 12,36 Km. – Circular Facil Desnivel acumulado subida: 272 m. – Altitud Min: 1250 m. – Altitud Max: 1413 m. – Desde Monda a Fuente de los Potros: 1 h 57 m (185 Km.)

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/circular-fuente-de-los-potros-cascadas-de-prado-negro-acequia-del-fardes-sendero-de-las-mimbres-p-n-6117238
(PJCastro)

Cómoda y preciosa ruta circular en la que nos introducimos en esta ocasión en el sector nororiental del Parque Natural de la Sierra de Huétor partiendo del Área Recreativa de la Fuente de los Potros. Podremos contemplar toda la fuerza de las Cascadas de Prado Negro captadas en toda su plenitud, combinándolas por la serenidad y reminiscencias musulmanas de la Acequia del Fardes recorrida desde su nacimiento en la Fuente Grande y completando el Sendero de las Mimbres del que nos desviamos unos metros para visitar un curioso ejemplar de secuoya. Un recorrido “acuático” por donde quiera que lo miremos pero que ha brindado unas magníficas sensaciones. Muy recomendable.

Iniciamos la ruta en el Area Recreativa de la Fuente de los Potros, en el aparcamiento que hay junto a la Fuente que le da nombre a este lugar. A este lugar accedemos tomando la salida 264 de la A-92.

Seguimos dirección Las Mimbres/Prado Negro. Comenzamos el recorrido avanzando en dirección norte siguiendo la pista asfaltada que conduce a la aldea de Prado Negro.

A los 200 metros nos salimos de esta para tomar una pista que nos aparece a la derecha justo al llegar a un arroyo. Seguimos ahora esta pista que desciende paralela al cauce de este arroyo bordeando el Cerro de la Cueva del Sol por su cara sur entre un precioso bosque mediterráneo de encinas, quejigos y robles.

Seguimos descendiendo siempre junto al arroyo hasta llegar a una alameda en una llanura ya en las inmediaciones del Arroyo de Prado Negro y de la Umbría de los Alcaldes. En este punto abandonaremos la pista para tomar dirección norte bordeando esta alameda acercarnos al Arroyo de Prado Negro que oímos cercano a nuestra derecha.

Ascendemos por un sendero que en ocasiones está algo difuso pero sin complicaciones llegando a unas llamativas cuevas que nos brindan unas fantásticas panorámicas. Aquí ya nos encontramos junto al Arroyo de Prado Negro, que baja bastante crecido despeñándose en varios saltos y formando unas preciosas pozas que en época estival deben hacer las delicias.

Tras un corto repecho llegamos a los Llanos del Despeñadero, junto a unos tajos, y en cuyo extremo tenemos las ruinas del Cortijo del Despeñadero, junto al arroyo que salvamos aquí por un puente junto al que nos sorprende la Fuente o Pilarillo de Manolo el del Molinillo, en honor al venerado curandero que vivió en una choza de leña y tablas cercana liado en una manta debido a una enfermedad que lo tenía imposibilitado.

Manuel Rubio Sánchez o el Santo del Molinillo convirtió la Venta del Molinillo en un centro de peregrinación de enfermos durante las últimas décadas del siglo XX y a esta fuente venían los feligreses a beber de sus aguas con toda la fe del mundo. Esta fuente es mencionada en la oración que le dedicaban sus fieles:

“Manuel, Manolo, Manolico, que nombre más sencillo tienes para ser el Rey del Molinillo. Maestro, has sido pobre, humilde, con una vida llena de dificultades, por eso Nuestro Señor Jesucristo y la Virgen María te han hecho grande en Espíritu, para así poder conocerte y entrar en nuestros corazones. Tan grande eres, que venimos gente de cerca, de lejos, castellanos, gitanos y extranjeros. Para verte, pedirte, adorarte, rezarte y decirte lo mucho que te queremos. Maestro venimos con toda nuestra fe a por el agua de tu fuente que calma nuestra sed y a por el aceite milagroso que calma nuestro dolor para así poder recibir tu bendición. Infinitas gracias te damos por abrirnos la puerta de tu choza, llena de paz y melancolía, un lugar tranquilo pero lleno de amor. Un lugar, donde siempre estás Tú, escuchándonos, mirándonos con ternura, teniendo una sonrisa para cada uno de nosotros, y con esa cara tan dulce, ¿Quién no viene a verte, Maestro? Pocas son las gracias que te damos, porque más cosas nos das Tú, por eso queremos darte gracias de nuevo y ofrecerte todo nuestro cariño, Amén”.

Curioso pilar, por tanto, el que tenemos enfrente, tanto por la historia y superstición que encierra como por la imagen de Manolico pintada en la fuente, que no deja de ser bastante llamativa (un claro ejemplo de que estética y devoción no siempre se llevan bien…).

Tomamos ahora un sendero bien marcado que asciende zigzagueando en dirección norte en busca de los Tajos del Despeñadero. Llegamos a una curiosa cueva rodeada por un muro de piedra seca y donde continuando a la izquierda bordeamos los tajos por un sendero realmente precioso y que da vista a Prado Negro y a su arroyo.

Descendemos hasta llegar al cauce del Arroyo de Prado Negro que cruzamos por un puente. Tomamos el sendero que nos conduce ahora en descenso junto al arroyo pasando por un bonito prado hasta llegar a la Cascada Grande de Prado Negro que queda a nuestra derecha justo al pasar una pequeña covacha, en la que el Arroyo de Fuente Grande se despeña en un salto de unos 15 metros con sus paredes cubiertas de musgos, helechos, líquenes y plantas acuáticas. El arroyo sigue abajo entre saltos y pozas formando varios saltos uniéndose al Arroyo de Prado Negro y continuando esta sucesión de cascadas. Tras contemplar esta maravilla natural desandamos nuestros pasos e iniciamos la subida a la aldea de Prado Negro sin salirnos de la vereda que nos conduce a ésta y que asciende paralela al arroyo, dejando abajo el puente que cruzamos anteriormente y que ahora obviamos.

Llegamos a esta preciosa aldea, que está muy bien adaptada al turismo con varios restaurantes y alojamientos rurales sin perder demasiado su encanto. La cruzamos pasando por un par de restaurantes y una fuente hasta llegar a la carretera.

Nos incorporamos a esta y la seguimos a la izquierda en dirección oeste durante 800 metros y en una curva a izquierdas justo cuando la carretera va a vadear el arroyo de Fuente Grande nos saldremos por una pista que nos sale a la derecha y que sube suavemente junto al cauce del arroyo hasta la Fuente Grande, emblemático lugar donde encontramos un gran nacimiento de agua y que es el punto donde se coge la toma de agua de la acequia del Fardes. Cruzamos el arroyo e iniciamos nuestra andadura por la Acequia del Fardes en dirección sur en un primer momento. Esta acequia es de origen árabe y cuyo proyecto de remodelación se inició durante el reinado de Carlos II en el siglo XVII finalizando ya en reinado de Fernando VII en el siglo XIX.

El primer tramo de la acequia está soterrado y desecado, lo que nos permite caminar muy cómodamente entre un precioso bosque mediterráneo autóctono. Pasamos por la Cañada del Moro, obviando la pista que se adentra en ella y siguiendo nuestra acequia que comienza a bordear el impresionante Tajo de las Garduñas. Tras pasar los restos de una antigua alquería, tendremos que abandonar la acequia para pasar por debajo de la misma, ya que hay un tramo aéreo por el que es muy arriesgado pasar y que forma un rebosadero de agua que se convierte en una cascada bajo la cual hay que pasar sin dificultad junto a un pequeño abrigo rocoso.

De nuevo subimos al cauce de la acequia y seguimos avanzando junto a él discurriendo por unos tramos aéreos de impresionantes muros que hacen las delicias del personal. A partir de ahora la acequia lleva agua a medida que nos aproximamos a la parte de la acequia que entra dentro del recorrido del denominado Sendero de las Mimbres. La acequia presenta unos curiosos puentes que la cruzan para adentrarse en el bosque sirviendo estos antiguamente para favorecer el paso de las personas que vivían del carboneo y que tenían que cruzar cargados cuando bajaban y subían del monte.

Avanzamos en dirección del agua junto a la acequia bordeando el impresionante Tajo de los Halcones por su cara sur mientras que a lo lejos podemos contemplar la mole caliza de la cumbre del Majalijar. Encontramos bellos rincones como cuando cruzamos el Barranco del Majalijar con su arroyo que salvamos gracias a unos peldaños afirmados en su propio curso. Continuamos por este agradabilísimo sendero junto a la acequia hasta que salimos a una pista con una fuente. Aquí abandonamos ya la compañía de la acequia para continuar por la pista en descenso hacia el este pasando junto a una balsa para abastecimiento de vehículos contra incendios hasta llegar a un prado con un mirador donde obtenemos unas vistas panorámicas impresionantes hacia el norte: De izquierda a derecha podemos contemplar Las Chorreras, el Alto del Majalijar, el Alto de las Buitreras, el Tajo de los Halcones, el Tajo de las Garduñas, cimas de Sierra Arana como la Cabeza del Caballo y los Tajos del Jinestral, hasta llegar al Cerro Picón y Cerro Cucadero. Hacia el sur podemos contemplar el Puntal de la Mora. Todo ello con la falda de bosque tanto de encinas y quejigos como de pino, sauces y mimbreras que proporcionan una cubierta vegetal muy vistosa característica de esta sierra, en contraste con la aridez y la roca desnuda de sus cumbres.

Un poco más debajo de este panel interpretativo, justo cuando la pista traza una curva a derechas, el sendero se sale de ésta y comienza a descender hasta buscar el cauce de un pequeño arroyo que entre pinos, abetos y un bonito prado avanza cruzando un puente de madera y un frondoso pinar hasta cruzar de nuevo el Arroyo del Majalijar para desembocar finalmente en una pista. Aquí tomamos la pista en ascenso a nuestra izquierda dirección norte durante unos 100 metros para tomar otro camino de menor entidad que nos surge a nuestra derecha hacia el NE que nos conduce tras cruzar el Barranco de los Revocillos hasta un sorprendente ejemplar de secuoya unos metros más adelante del hito que nos indica abandonar la pista. Hay que estar atentos en este punto porque si seguimos el hito nos perderemos por unos metros esta maravilla botánica puesto que incomprensiblemente está fuera del trazado de este sendero oficial del parque.

Desde aquí retomamos el sendero que nos introduce en el pinar subiendo un cerrete para después bajar al área recreativa de la Fuente de los Potros, fuente por la que pasaremos justo antes de finalizar esta preciosa ruta.

EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET (Helvetia), teléfono 902 107 120.

ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026.

Detalles

Fecha:
28 marzo

Organizador

Club de Sendermismo TrotaMonda
Web:
https://www.trotamonda.com

PRIMER SEMESTRE 2020


Primer Semestre 2020

ACTIVIDADES PROGRAMADAS 2020