Baños de Popea – Santa María de Trassierra (Córdoba)

Cargando Actividades

« Todas las Actividades

  • Este evento ha pasado.

Baños de Popea – Santa María de Trassierra (Córdoba)

7 septiembre 2019

Cartel Baños de Popea

Baños de Popea – Santa María de Trassierra (Córdoba)

Recorrido: 10.83 Km. – CircularDesnivel acumulado subida: 241 m. – Altitud Min: 262 m. – Altitud Max: 431 m. – Desde Monda a Santa Maria de Trassierra: 2 h 11 m (206 Km.)

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/circular-trassierra-banos-de-popea-arroyo-bejarano-4000680

En el corazón de la Sierra Morena cordobesa, a poca distancia de la pequeña localidad de Santa María de Trassierra se encuentran los Baños de Popea, un espacio natural de encanto singular. Situados en el curso del arroyo Molino y cercanos de su desembocadura en el río Guadiato, se trata de un tramo de pequeños saltos de agua y cascadas que alternan con pequeños remansos. Cerca de su caudal se encuentran una serie de molinos de época árabe, destacando entre ellos el Molino del Molinillo cuyos restos aún se pueden apreciar.

Esta ruta Circular de senderismo en la Sierra Cordobesa, estribaciones de Sierra Morena. Empezaremos en el centro del pueblo de Santa María, desayunando y comprando pan recién hecho, aproximadamente 200m empieza nuestro recorrido indicado con paneles informativos. Pasaremos por los baños de Popea, molinos, sendas en galerías, cuevas, cascadas, Afluente Gadiator, nacimiento del arroyo Bejarano, Fuente del Elefante. Una ruta de disfrute y fácil de hacer con personas de cualquier edad. Los pinos, encinas, Alcornoques, helechos, plantas aromáticas nos acompañaran en nuestro recorrido.

Ruta sin complicaciones por un entorno verde y fresco, pues visitaremos o mas bien, andaremos junto al arroyo del Molino, río Guadiato y arroyo del Bejarano. Verdor y vegetación exuberante en plena Sierra Morena.

Comenzamos en Santa María de Trassierra, una pequeña localidad que se encuentra a 11 kilómetros de Córdoba. El primer tramo discurre por una pista terriza una vez que abandonamos el pueblo, tras unos cuantos giros a derecha e izquierda.

Un tramo recto nos llevará hasta el primer cruce, km. 1’2 que se encuentra señalizado, giramos a la izquierda y, después de unos cientos de metros el carril se estrecha hasta convertirse en un sendero. El monte comienza a cerrarse (toda esta zona hasta la salida del arroyo Bejarano tiene una vegetación muy tupida).

Desde este cruce y hasta el río Guadiato todo es descenso suave. Un kilómetro de sendero y llegamos a los Baños de Popea en el arroyo del Molino (km. 2’300). Los Baños de Popea, son unas ruinas en el arroyo del Molino, con unos pequeños saltos de agua entre la espesa vegetación, conformando un rincón maravilloso.

Continuamos descendiendo por un sendero estrecho (cuidado en este punto por la estrechez, la pendiente y porque os podéis despistar de camino) que nos conducirá hasta el río Guadiato y el Molino. Río Guadiato remansado formando unas tablas (charcas) de grandes dimensiones utilizadas para el baño. Aunque me acerqué al punto que indicaba el Molino, no encontré edificio ni ruina alguna.

Media vuelta y tras caminar unos 400 metros paralelos al río Guadiato, llegamos a la desembocadura del arroyo del Bejarano en el primero.

Tramo ascendente, pasando primero (km. 3’8) por las minas de cobre dos socavones horizontales y un pozo vertical junto al arroyo.

Este tramo del sendero es muy bonito con tanta vegetación que en algunos puntos no deja ver el arroyo. Seguimos ascendiendo (es la cuesta mas pronunciada que vamos a subir), unos 170 metros de desnivel en unos 3 kms. de distancia.

Pasamos por un tramo donde se aclara la vegetación y da paso a la típica dehesa. Prados salpicados de encinas y algunos quejigos formando un bosque de galería.

Cruzamos el arroyo del Bejarano otra vez (km. 6) y doscientos metros después llegamos al cortijo homónimo ya en ruinas, en frente al otro lado del arroyo, la Fábrica de paños.

Seguimos ascendiendo el arroyo hasta que llegamos a una alambrada señalizada con el cartel «Primer venero» y las marcas del sendero GR-48, cruzamos por última vez el arroyo Bejarano. Unos metros mas adelante nos encontramos una cancela y una bifurcación, cogemos a la izquierda, por un camino amplio y muy cómodo (como casi todo el sendero) que nos acercará a la Casa del Coronel, aunque tampoco tiene nada de especial. Hemos llegado a la cota máxima de la ruta.

A partir de aquí atajamos sobre la ruta cargada en el GPS, para recortar algo y porque no nos pareció interesante el tramo por el que discurría.

Comenzamos a descender muy suavemente, en el km. 8’8 nos encontramos con la Fuente del Elefante, donde hay una réplica del elefante en mármol que en su día adornaba esta fuente. Continuamos por el amplio camino entre la dehesa y en el km. 10 llegamos al cruce con el GR-48, giramos a la izquierda y, 400 metros después llegamos al primer cruce de la pista principal (km. 1’2), volvemos a girar a la izquierda y nos vamos internando entre casas de campo en el casco urbano de Santa María de Trassierra.


El paraje conocido como Arroyo Bejarano y Baños de Popea, se ubica en el tramo final de los arroyos Bejarano y del Molino, en él termino municipal de Córdoba y en las proximidades a la barriada de Santa María de Trassierra.

Su seña de identidad es el bosque en galería en las riberas y el de quercíneas en las zonas adyacentes. El relieve es suave pero con algunos desniveles importantes y su sustrato litológico está formado por pizarras y esquistos que originan tierras pardas meridionales. Las tobas calizas en los cauces de los arroyos configuran sus característicos saltos de agua. Las precipitaciones son invernales y varían entre los 500 y los 800 Mm. Anuales. El verano es período de sequía.

Lugares como Fuente del Elefante, Baños de Popea y Arroyo Bejarano son espacios muy conocidos y frecuentados por los ciudadanos, aunque no siempre respetados. Están llenos de historia con referencias visibles como acueductos, fuentes o molinos, que indican la importancia que para nuestra ciudad han venido desempeñando por su riqueza hídrica.

La cuenca del río Guadiato determina en gran medida la sierra cordobesa y, en su tramo inferior, se encuentran los lugares más interesantes de la provincia de Córdoba desde el punto de vista natural. Con gran diversidad y singularidad botánica y faunística, el tramo inferior de este río refleja las distintas etapas que componen Sierra Morena, desde pastizales y bosques hasta cantuesales, jarales, acebuchales, coscojales y madroñales. El gran interés de su vegetación reside en la frecuencia con la que aparecen las etapas más maduras, lo que convierte la zona en la mejor conservada de la provincia de Córdoba y, probablemente, de toda Andalucía. Destacan las apretadas saucedas de Salix pedicellata (sarga negra) a lo largo del río Guadiato, así como alisedas y olmedas que pueblan los arroyos que alimentan este río, como son el Bejarano y el del Molino.

Los principales aprovechamientos de la zona han sido tradicionalmente agropecuarios, pero, en los últimos 25 años, se ha producido un importante avance de la urbanización, casi siempre ilegal.

Esto es algo preocupante para la adecuada conservación de este enclave natural. También, por la proximidad a la capital, se ha utilizado desde siempre como zona de recreo.

El interés botánico del lugar es bastante alto. Destacan los bosques de galería, de los mejor conservados de Sierra Morena, y que están formados por sauces, chopos, mimbres, álamos avellanos. Hay que hacer especial mención a los alisos, cuya ubicación en este lugar es la más meridional en su distribución ibérica y el arce de Montpellier, únicos en Sierra Morena dentro de la provincia de Córdoba y que forma parte del Catálogo de Especies Amenazadas de Andalucía.

Además hay otras especies destacables como el rusco, la parra silvestre, la zarzaparrila, la hiedra, el jazmín silvestre y la alcandorera. Paralelamente encontramos una vegetación mediterránea de encinar, alcornoques, pino, acebuches, quejigo, matorral y pastizal.

Algunas especies son reliquias de un clima pasado mucho más húmedo que el actual. Como especies raras se deben citar el Trifolium boissieri (trébol), la Bufonia willkomiana (pequeña clavellina endémica), la Coincya longirostra (endemismo de la familia de los jaramagos), la Preslia cervina (menta endémica), la Gratiola officinallis (hierba del pobre, más escasa que las anteriores) o la Dactylorhiza sulphurea (especie de orquídea endémica).

La fauna es muy rica y variada debido a la buena salud de la que goza el ecosistema.

Podemos encontrar aves como curruca, chochín, ruiseñor, mirlo, zorzal, tórtola, oropéndola, arrendajo, golondrina, chotacabras, carbonero, ánade real, lavandera, abubilla, martín pescador, búho chico, lechuza común, cárabo, mochuelo, además de azor, ratonero, águila perdicera y gavilán, estos últimos con menor población. Entre los mamíferos destacan ciervo, jabalí, conejo, liebre, jineta, meloncillo, nutria, tejón, garduña, turón, comadreja, zorro, lirón, ratón de campo, rata de agua, erizo común, murciélago y lince ibérico. Este último es el felino más amenazado del mundo y encuentra en esta zona un paso importante dentro del corredor ecológico natural que une Sierra Morena occidental con la oriental, lo que hace que este espacio figure entre los Lugares de Interés Comunitario (LIC).

Dentro de los anfibios hay ranita meridional, salamandra común, sapo partero, sapo ibérico, sapo común o tritón jaspeado. Como ejemplo de reptiles hallaremos galápago leproso, lagarto ocelado, culebra bastarda, culebra de agua, gallipato, eslizón ibérico o lagartija.

Es importante mencionar la gran variedad de insectos que pueblan la zona que nos ocupa, lo cual es un bioindicador de la salud y pureza de este singular ecosistema. Entre ellos sobresalen por su rareza y escasez Gampsucaris, Macrosaldula vanabilis, Atractoma pariulus, Lesicula fregi, Macrotylus nasutus, Sirila iridipennis, Palomena formosa (única cita en Europa), Phytocaris delicatuleus (endemismo ibérico), Parasigara infriscata (endemismo ibérico), Hydraena bertheleguri (escarabajo típico de la zona), Oxycarenis podestus (habita en los alisos y tiene aquí su localización más meridional) o Carausius mosrosus (insecto palo)

EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET (Helvetia), teléfono 902 107 120.

ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026.

Detalles

Fecha:
7 septiembre 2019

Lugar

Córdoba

Organizador

Rutas 2022