El Bujeo, Río Guadalmensí, Tajo de las Escobas, Mirador del Estrecho

Cargando Actividades

« Todas las Actividades

  • Este evento ha pasado.

El Bujeo, Río Guadalmensí, Tajo de las Escobas, Mirador del Estrecho

27 abril 2019

Cartel Bujeo, Guadalmensi, Tajo Escobas...

EL BUJEO – RÍO GUADALMENSÍ – TAJO DE LAS ESCOBAS – MIRADOR DEL ESTRECHO

Recorrido: 14,2 Km. – Lineal ModeradoDesnivel acumulado en subida: 695 m. – Altitud Min: 300 m. – Altitud Max: 820 m.

Nos encontramos justo en el límite del Parque Natural Los Alcornocales, el cual deja paso a partir de aquí al colindante Parque Natural del Estrecho. Bonita ruta, con interesante vegetación y buenas vistas.

En la cima obtenemos las mejores vistas disponibles del Estrecho de Gibraltar. Estamos situados en la imaginaria línea divisoria que separa el Mar Mediterráneo del Océano Atlántico. A pesar de no tener “excesiva altitud”, un día despejado, las panorámicas alcanzan hasta el Atlas Medio en África, destacando en primera línea de la costa africana el Monte Yebel Musa. Se divisa desde Gibraltar hasta Tarifa y sus  playas.

Ruta Lineal que parte desde el Área Recreativa del Bujeo, a medio camino entre Algeciras y Tarifa, donde andaremos por las sierras del Bujeo, de Ojén y del Cabrito, para llegar al Mirador del Estrecho.
Hay que estar atentos a la incorporación al carril de acceso al área recreativa desde la carretera, muy pequeño casi en curva y poco visible, así que conforme nos acercamos y salvo tener muy claro dónde es, aminoraremos la velocidad del coche o nos exponemos a pasarlo de largo.
Km.95 de la E-5/N-340

Área recreativa del Bujeo

Localizada en un eucaliptal de gran porte, producto de antiguas repoblaciones, donde acebuches y alcornoques están ganando terreno en las zonas más externas. Cuenta con dos pasarelas que atraviesan un arroyo que suele estar seco en verano.
Dispone de mesas-banco, barbacoas, aparcamiento y una fuente con agua no tratada pero de una calidad excelente.

Partimos del aparcamiento del área recreativa. Desde el aparcamiento empezamos el recorrido por la pista, el Camino de la Ahumada, que sube levemente rodeando el cerro de la Sierra del Bujeo. Un paseo agradable a primera hora que pronto se coloca paralelo al barranco del río Guadalmesí.

Río Guadalmensí

Río de las mujeres es la traducción del original árabe que da nombre a este sendero, de un gran valor natural. Su singularidad está en el hecho de que permite transportarse en el tiempo hasta miles de años atrás. Entonces, en el Mediterráneo, existían condiciones de clima tropical con abundante niebla donde crecían árboles pequeños con hojas como las del laurel -llamada laurisilva- que, los cambios climáticos de las últimas glaciaciones han hecho desaparecer casi totalmente. Inimaginable que se conserve en el sur de Europa.
Las cotas más altas de este sendero ofrecen unas vistas sobre el Estrecho que no nos dejarán indiferentes.

Alegrarán los cielos el vuelo de las aves migratorias y residentes que, de paso entre continentes u oteando sus cazaderos, se convierten en un espectáculo que merece ser contemplado. El sendero se acerca al cauce del río, para conocer uno de los canutos más accesible del Parque Natural Los Alcornocales. Del bosque de niebla al bosque de laurisilva en apenas unos minutos.

Cruzaremos el Carril de La Ahumada (La Jumá), por el puente y seguiremos a través de un bosque de niebla, precioso quejigal enano con ojaranzos y musgos colgantes llamados barbas de fraile.

La pista forestal abre en dos un espeso bosque dónde quejigos, alcornoques, ojaranzos, helechos, musgos y líquenes brillan con luz propia, especial atención merecen las llamadas “Barbas de fraile” que son musgos que cuelgan de las ramas de los árboles. Este biotopo húmedo se denomina “Bosque de niebla” por el alto porcentaje de días en los que se encuentra sumido en ella, la humedad y vientos del Estrecho y las paredes montañosas forman una barrera que crea este microclima tan particular.

La vegetación se torna más exuberante, en las zonas circundantes de los arroyos se pueden ver en el mes de mayo ojaranzos en flor, alisos, fresnos, quejigos, con biotopo de sierra dónde alcornoques y quejigos se llevan el protagonismo y culmina en el Tajo de las Escobas, desde dónde podremos disfrutar de las mejores vistas al Estrecho de Gibraltar, Bahía de Algeciras y Tarifa… y allá a lo lejos, en la costa, la Torre del
Guadalmesí, que protegía a los antiguos pobladores de la llegada de piratas a la costa.

Tajo de las Escobas

El Tajo de las Escobas se identifica fácilmente desde lejos, por el gran número de antenas de telefonía y televisión ubicadas en su cima.
El Tajo de las Escobas (vértice geodésico Gitano, 837 m.), erróneamente llamado en los mapas Tajo de la Corza, esta zona tarifeña está catalogada como el techo de la comarca del Campo de Gibraltar.

La recompensa está más que asegurada con su aire puro y sus vistas geográficas. En la cima del Tajo de las Escobas vemos antenas que facilitan las transmisiones en esta zona de Andalucía.

Si tenemos la fortuna de que el día esté despejado y apacible, la panorámica es inmejorable, se puede apreciar:

Hacia el norte y en dirección a las agujas del reloj podemos ver la sierra del Niño, La Sierra del Algibe, el Picacho, la Pilita, el Montero y al fondo las serranías del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, la Silla, el Pinar con el Torreón y el San Cristóbal, las Sierras del Caillo y del Endrinal y más a la derecha las Sierras de Libar y los Pinos.

Al nordeste Sierra Crestellina, en el horizonte la sierra de las Nieves y sierra Bermeja, a su derecha la costa mediterránea desde Estepona hasta Marbella.

Al este la Bahía de Algeciras, San Roque, con el complejo industrial, donde destacan las altas chimeneas de la refinería y de la Central Térmica, la Línea y el Peñón de Gibraltar.

Al sur el Estrecho de Gibraltar y las costas de África, en el horizonte las montañas del Rif, a la derecha, en la costa, Tánger. En la orilla Europea del Estrecho, se ve la ciudad de Tarifa, la playa de Los Lances el valledel río Jara y la sierra de Enmedio.

Al oeste la sierra de Fates, y la de Ojen, detrás la del Retín con Vejer al fondo y la desecada laguna de la Janda.

Al noroeste en primer plano la sierra del Niño, detrás los pueblos de Benalup, Medina Sidonia y Alcalá de los Gazules, las sierras Blanquilla y de las Cabras que enlaza con la sierra del Aljibe.

Iniciamos el tramo de bajada. El sendero empieza a zigzagear para perder altura. Al final pasamos una portilla en la alambrada.

Se puede determinar perfectamente en qué dirección sopla el viento predominante en la zona, los árboles que están solos o desprotegidos, se inclinan bajo la fuerza de éste. Nos sirve para hacemos una idea de la fuerza del viento de levante y su incidencia en la zona.

La bajada continúa por el carril, en excelentes condiciones de firme. A medida que bajamos, observamos el monte mediterráneo típico, con alcornoques jóvenes aún sin descorchar y con todo su matorral acompañante. Vemos un bello paisaje, formado por elementos como la Isla de las Palomas, Tarifa, y como no, la impresionante playa de Los Lances, en parte de su amplitud. Los molinos nos acompañan casi todo este trozo, si no en las inmediaciones, sí en la panorámica general del paisaje a este lado del monte.

Llegamos a la encrucijada de La Ahumada, paraje llamado La Jumá por los lugareños rodeado de aerogeneradores.

En las inmediaciones del paraje de las Casas del Tío Noria, hay un gran rellano en el alcornocal y había un manantial de agua fresca inagotable. Hoy día es una captación de agua de las fincas cercanas, cuyo excedente cae profusamente por un caño, formando el nacimiento de un arroyuelo.

A partir de aquí se emprende el regreso por una pista forestal, reconvertida en carril cicloturista, y se llega al mirador del estrecho.

Mirador del estrecho

El mirador ofrece unas bunas vistas sobre el estrecho de Gibraltar y la costa africana al otro lado. Junto al mirador hay un aparcamiento, una cafetería y algunos prismáticos de monedas. En días claros, se divis con claridad desde Ceuta (al este, a la izquierda según se mira) hasta Tánger (al oeste, a la derecha). Así como el constante movimiento de los ferris que atraviesan el estrecho.

Tenemos que tener mucho cuidado al cruzar la carretera. Ojo, mucho cuidado.

Esta es una parada obligatoria, un privilegio poder llegar hasta aquí y sentirse entre dos continentes, dos culturas, dos mundos tan diferentes a una ínfima distancia, desde Punta de Oliveros en España a Punta Cires en Marruecos tan solo hay 7,2 millas náuticas, 14,4 kilómetros entre el continente Europeo y el Africano.
En la antigüedad, El Estrecho de Gibraltar era el fin del mundo conocido para los navegantes, y se identificaba por las dos Columnas de Hércules que no eran otras que, al norte, el Peñón de Gibraltar, y al sur, el Monte Musa. Estos dos accidentes geográficos, eran representados por las dos columnas que figuran a ambos lados del escudo de España desde el siglo XVI, en las que se puede leer la frase “Plus Ultra” que fue el lema de Carlos I de España y V de Alemania, como muestra del dinamismo y de la colonización española. Tras el descubrimiento de América por Cristóbal Colón, el anterior lema “Non Plus Ultra” que significaba, no hay tierra más allá, quedó obsoleto.

EN CASO DE ACCIDENTE: llamad inmediatamente al número de teléfono de Emergencias 112 y al Centro de Atención 24 horas de SERSANET (Helvetia), teléfono 902 107 120.
ASISTENCIA EN VIAJE: ASITUR número de teléfono 902 110 026.

Detalles

Fecha:
27 abril 2019

Organizador

Club de Sendermismo TrotaMonda
Web:
https://www.trotamonda.com

2021 – PROXIMAMENTE

Suspension de actividdades programadas