Valle Escondido – Montejaque

Cargando Actividades

« Todas las Actividades

  • Este evento ha pasado.

Valle Escondido – Montejaque

29 septiembre 2018

Cartel previo Montejaque

La ruta del Valle Escondido es una de las más interesantes y espectaculares de todo el Macizo de Libar.
Su nombre y primera publicación se debe a Guy Hunter-Watts en su libro “Walking in Andalucía”.
Montejaque es uno de los pueblos más bellos de la provincia de Málaga donde es posible caminar entre cuatro a cinco horas para conocer algunos lugares inolvidables en un valle escondido en el corazón del Parque Natural de la Sierra de Grazalema.
Ya en el pueblo se puede conocer su centro histórico con sus iglesias, caminar entre sus estrechas calles y conocer a sus pobladores y degustar su cocina.
Se trata de una ruta circular, de unos 18 kilómetros de recorrido, sin apenas dificultades. Solo al inicio, afrontaremos una subida de 2.5 Km con alguna rampa durilla. El resto de la ruta, es con ligeras bajadas, subidas y tramos llanos. Atravesaremos zonas donde pasta ganado bovino, pero siempre hay lugares por donde evitarlo.
Partimos de la Fuente del Pilar a la salida sur-occidental de Montejaque por el camino ascendente que nos lleva entre el Monte Hacho y el Cerro del Almendral al Puerto de la Canta y nos adentra en un olivar que atravesamos por una estrecha vereda hasta el boquete del Mal Pasillo a unos 2.400 metros del inicio.
Continuamos bajando por la vereda a enlazar con la Cañada de Escalante y continuar esta pista ascendiendo entre encinas hasta el Puerto de la Charcha, continuando por esta misma pista pasaremos el Puerto de los Alberillos a llegar al Puerto del Zapatero. Hemos recorrido hasta el momento poco más de 5 kilómetros del recorrido.
A partir de aquí el paisaje mucho más abierto con llanos salpicados de encinas, pasamos el del Culantro con su pozo del mismo nombre que en época húmeda rebosa formando un arroyo de agua fresca. Unas decenas de metros más adelante pasaremos un portillo y a la izquierda vemos el imponente Cancho del Torero y a continuación el Cancho Requenque.
Al final del llano la vereda nos lleva a la derecha siguiendo la cañada del arroyo, cruzaremos un portillo y seguimos hasta otra zona abierta tras pasar otro portillo más y encontrarnos en el llano del Apeo.
El camino continúa bien marcado a encontrarse en un portillo que cruza el arroyo principal y continúa entre este arroyo y los canchos de los Lajares dirección al rincón que forma el Cancho Requenque con el Cerrachón. Hay una pequeña trocha que se puede coger desde el Llano del Apeo, a la altura del derruido cuandortijo, mirando dirección al rincón que forman los canchos y que hemos mencionado antes, aquí el crucede la alambrada es por una escalera de paso.
Atravesamos un portillo que da paso a una vereda de piedra entre peñas y canchos y a unos 150 metros del inicio de esta vereda a nuestra izquierda, el impresionante el Hoyo de la Matanza. Continuamos esta vereda y llegamos al polje o Llano de Zurraque.
Antes de bajar al llano veremos una flecha realizada con piedras que nos indica la dirección que tendremos que seguir, exactamente diagonal hacia noreste. Una encina a nuestra izquierda antes de bajar nos servirá para hacer una parada para tomar un tentempié antes de proseguir. Llevamos recorridos 8,5 kilómetros.
Una vez sabido el punto por donde saldremos del llano, recorreremos éste por el lado derecho hasta el sumidero y pozo de Zurraque, el cortijo en semi ruina también lo vemos a nuestro frente izquierda y muy cerca del pozo veremos una imponente encina: “La Encina de los Llanos de Zurraque”, catalogada como árbol singular de Andalucía. Nos dirigimos al punto de salida del llano y veremos otra flecha, similar a la anterior, pero en sentido contrario.
Continuaremos con la segunda parte de este espectacular recorrido. Antes de proseguir volvemos a una última panorámica mirando al tramo recorrido. De derecha a izquierda vemos la trasera del Cancho de Requenque, el paso desde el Hoyo de la Matanza y el Cerrachón, el Cerro de Zurraque y la Sierra de Mojón Alto, girando un poco más, el Cancho del Hondón y el Cerro de Parauta.
Dejamos el llano para adentrarnos en este bien llamado Valle Escondido, entre encinas y formaciones rocosas cargadas de mantas de musgo con innumerables cobachas. Continuamos por medio de esta depresión en medio de un pequeño torcal de formaciones imposibles, flanqueado a nuestra derecha por el Cancho de los Encerrados y Los Frailecillos y la trasera del imponente Cancho del Torero a nuestra izquierda.

Una vez pasado este denso bosque de arboleda y torcas volvemos a la amplitud del polje o llano del Gulfo que para acceder a este seguiremos la alambrada hacia la izquierda y la seguiremos paralela al llano hasta encontrar el portillo que nos permite adentrarnos en él.

Recorremos el llano por la vereda que circula justo por el centro en toda su longitud y continuamos por el camino bien marcado que se encuentra al final de este. Fijándonos en la alambrada que se encuentra a nuestra derecha, llegaremos al final de esta donde veremos y tomaremos una estrecha vereda que se adentra en el bosque de encinas dejando el camino principal a nuestra izquierda.
Vamos avanzando en esta vereda un poco ascendente y enrevesada hasta encontrarnos con una pista que la seguiremos hacia la derecha unos 200 metros hasta ver a nuestra izquierda una zona descendente más abierta de arboleda. Ya hemos recorrido 12 kilómetros de la ruta.
Avanzamos por la vereda cruzando un portillo y continuamos hasta encontrarnos con el camino de Libar que forma parte del GR-7/E-4.
Continuamos estos últimos 2 kilómetros siguiendo la pista entre las sierras de Montalate, a nuestra izquierda, y Juan Diego a la derecha hasta llegar a la Fuente del Pilar en el punto donde iniciamos el recorrido.

Detalles

Fecha:
29 septiembre 2018

Lugar

Montejaque

SEGUNDO SEMESTRE 2019



Segundo Semestre 2019


PRIMER SEMESTRE 2019


Primer Semestre 2019